Explorando Manuel Antonio, una maravilla natural en Costa Rica 

El Parque Manuel Antonio es considerado como uno de los más bellos que hay en todo el mundo debido a su gran biodiversidad.
Share

Si se camina entre alguno de los floridos senderos que componen al Parque Manuel Antonio, no es extraño escuchar la frase “paraíso ecológico”, un calificativo muy utilizado entre los más de mil 500 visitantes que acuden diariamente a conocer este lugar y que se extiende por 1,982 hectáreas de área terrestre y hasta 50 mil de territorio marino.

Quienes lo visitan se sienten rápidamente abrazados por la naturaleza, una sensación que podría compararse casi como se sentiría un árbol cuando lo abraza un oso perezoso. Esta joya esmeralda –que funciona como un pulmón de América Central– se encuentra entre las áreas de conservación más visitadas que hay en Costa Rica.  

Aquí, el clima cálido del Pacífico se combina con la frescura que brindan las cientos de especies florales y vegetales con las que cuenta este bosque húmedo tropical y que desemboca en una zona de playas de agua clara y arena suave. 

Una caminata por los andadores de Manuel Antonio es una actividad perfecta para contemplar la naturaleza, escuchar a los animales y comprender la razón del porqué en Costa Rica se respira “Pura Vida”. 

Flora y Fauna

Motivos sobran para visitar el Parque Manuel Antonio, sin embargo, una de las principales razones es por su diversidad ecológica. De acuerdo con el Sistema Nacional de Áreas de Conservación de Costa Rica (Sinac) tan sólo en esta zona ubicada en la provincia de Puntarenas, ciudad de Quepos, se han registrado alrededor de 352 especies de aves, 109 mamíferos, 346 especies vegetales y hasta 2 mil 200 especies de hongos, que son los grandes recicladores de la materia vegetal y animal de este Parque. 

En Manuel Antonio una cámara fotográfica es una gran compañera, pues ayuda a captar instantáneas de las cuatro especies de monos que habitan aquí: el tití, el congo, el mono araña y el capuchino cariblanca. Este último es el más fotogénico de todos ya que está acostumbrado a los visitantes y le gusta interactuar con ellos. Aunque hay que tener cuidado; lo que puede parecer una linda foto, puede convertirse en un robo por parte de estos primates que aprovechan un descuido para llevarse las pertenencias de los turistas. 

Además de los monos, Manuel Antonio es el hogar de osos perezosos de dos y tres dedos que pueden verse colgados de los árboles en profundo estado de sueño. También es común ver mapaches, coatíes y  tucanes. 

Asimismo, dentro de las especies de flora más características que hay dentro del bosque primario son el pilón, el cedro María, el surá, el lechoso, la céiba, el cenízaro, entre otros.

Es importante puntualizar que se conoce como bosque primario al área natural que no ha sido manipulada por la actividad humana. En tanto, el bosque secundario es aquel que crece después de una intervención que elimina a las plantas originarias. 

En este sentido, Roy Salazar, encargado del programa de educación ambiental y el programa Bandera Azul del Parque, comenta que de las casi 2 mil hectáreas que abarca Manuel Antonio sólo el 3 o 4 por ciento está destinado al uso público, lo demás es uso de bosque primario y secundario donde no se puede ingresar. La razón es por mantener la conservación del ecosistema así como por el estudio e investigación de todas las especies que aquí habitan. 

Manuel Antonio uno de los Parques más bellos del mundo

Este Parque es catalogado como uno de los mejores del país y junto con los volcanes Irazú y Poás, forma parte de una de las tres áreas silvestres protegidas más visitadas en Costa Rica. 

Distintas publicaciones periodísticas han ubicado a la playa de Manuel Antonio –que lleva el mismo nombre– dentro de las 25 mejores del mundo debido a su limpieza y conservación. Entre ellas, la revista Forbes ha posicionado a esta área natural como uno de los 12 Parques Nacionales más bellos del mundo. 

Estas distinciones no son casualidad, pues Manuel Antonio es una área protegida que cuenta con la Certificación de Sostenibilidad Turística para Áreas Silvestres Protegidas

De hecho, el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) le ha otorgado el nivel Élite, el rango más alto por su cumplimiento en indicadores de calidad como lo es la gestión empresarial, su impacto cultural y económico, así como el cuidado medioambiental y preservación de especies. 

Para obtener este nivel, el Parque Nacional ha demostrado que se mantiene constantemente trabajando para cumplir con todos los indicadores de Mejora y Continuidad e Impacto Externo.

Un paseo en Catamarán por playas “ticas”

Al tener una de las playas más bellas del mundo, un paseo a bordo de un catamarán es una buena forma de conocer el área marina de Manuel Antonio. La tripulación está certificada por el ICT y cuentan con licencia de turismo e incluso con una especialidad en animales marinos. Esto es un plus ya que los pasajeros reciben una explicación profesional para comprender mejor el comportamiento de algunos animales que componen la vida marina. 

A bordo, los visitantes tienen la oportunidad de vivir un avistamiento de delfines y ballenas jorobadas, que son más posibles de ver durante el periodo de julio hasta noviembre. Esta es la temporada más importante de avistamiento de ballenas en Costa Rica, pues durante estos meses viajan junto con sus crías y permanecen en las costas ”ticas” por casi medio año. 

El recorrido en catamarán tiene una duración aproximada de 4 horas y su tripulación –uno por cada 10 pasajeros– se encuentra pendiente en todo momento de proporcionar bebidas, bocadillos, almuerzo y amenizar el ambiente con música para todos los gustos. 

Además del paseo existe la opción de una práctica de snorkel y visitar algunos arrecifes de coral para presenciar a las distintas especies de peces que se encuentran nadando en esta zona del océano Pacífico. Quienes decidan quedarse en el barco, pueden disfrutar de los toboganes con los que cuenta el catamarán o relajarse y tomar el sol.

Una experiencia para todos

Roy Salazar señala que este es un parque muy atractivo y que está diseñado para cualquier persona sin importar rango de edad o cualquier condición.

“Existe un sendero principal de 780 metros que es un sendero accesible para cualquier persona que tenga algún tipo de discapacidad. Cada 100 metros hay una bahía de descanso y llega hasta el sector de Espadilla para que el visitante pueda acceder hasta la playa. Si una persona con discapacidad quiere entrar al mar, el Parque Nacional cuenta con ‘sillas anfibias’ para que pueda entrar al agua siempre y cuando haya marea baja”. 

Además cuentan con un protocolo de seguridad y una póliza por cada visitante en caso de algún accidente.  

Como en cualquier destino siempre es importante preguntarse ¿cuál es la mejor temporada para visitar Manuel Antonio? La respuesta es todo el año. Este Parque está abierto todos los días de miércoles a lunes en un horario de 7 am a 4 pm, y los boletos solo están disponibles con una reservación en línea. 

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related News