La compensación a pasajeros en E.E.U.U. alzará las tarifas pero no evitará los retrasos: IATA

La IATA dio a conocer su postura respecto a la norma impulsada por Biden en la que se deberá compensar económicamente a los pasajeros por retrasos o cancelación.
Share
Foto: Cortesía

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) comunicó su descontento con la decisión del Departamento de Transporte de EE.UU. (DOT) y el Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden. Esto debido a la norma que obligará a las aerolíneas a dar compensación económica a sus pasajeros si se llegara a presentar algún retraso o cancelación en su vuelo.

LEE MÁS: Judith Guerra, la primera mujer líder de la IATA

Ya se da compensación a pasajeros

La norma entrará en vigor a finales de 2023. El Registro de Cancelaciones y Retrasos del DOT demuestra que diez de las compañías más importantes en el territorio ya cuentan con compensaciones para sus pasajeros en caso de retrasos prolongados. Además, nueve de ellas también les proveen alojamiento en hoteles cercanos completamente gratis si fueron afectados por una cancelación durante la noche.

Foto: Cortesía

“Las compañías aéreas se esfuerzan por llevar a sus pasajeros a su destino a tiempo y hacen todo lo posible por minimizar el impacto de los retrasos. Las aerolíneas ya tienen incentivos económicos para que sus pasajeros lleguen a su destino según lo previsto. Gestionar retrasos y cancelaciones es muy costoso para las aerolíneas. El gasto extra que impondrá esta normativa no creará un nuevo incentivo, pero habrá que recuperarlo, lo que probablemente repercutirá en el precio de los boletos”

declaró Willie Walsh, Director General de la IATA.

Varios factores a considerar

La IATA también considera que esta norma puede generar expectativas poco realistas entre los pasajeros respecto a su compensación. A pesar de que en la norma se indica que las aerolíneas sólo tendrán que compensar a sus viajeros por retrasos y cancelaciones de las que se consideren responsables, lo cierto es que las condiciones meteorológicas y otras circunstancias pueden afectar los itinerarios de vuelo de forma prolongada, haciendo imposible culpar a un solo factor.

La falta de controladores aéreos también fue una circunstancia importante en los retrasos durante 2022, la cual sigue siendo un problema actualmente. El cierre de pistas de aterrizaje, fallas de equipos y demás factores también aportan a que el número de cancelaciones y retrasos continúe a la alza. Esto sin considerar el poco control que tienen las aerolíneas sobre la cadena de suministro en la fabricación de aeronaves. Sus retrasos en la entrega de aviones y largas esperas por falta de piezas afectan la fiabilidad de cada empresa aérea.

La IATA también declaró que normas de compensación a pasajeros como la que propone Biden no han demostrado ser eficaces al prevenir retrasos o cancelaciones. Incluso han generado un aumento en regiones como la Unión Europea, donde se duplicó el número de retrasos y cancelaciones debido al tráfico aéreo.

“La aviación es una actividad muy integrada en la que intervienen diversos socios, cada uno de los cuales desempeña un papel vital para garantizar el buen funcionamiento del sistema de transporte aéreo. En lugar de señalar a las compañías aéreas, como sin duda hace esta propuesta, la Administración Biden debería trabajar para garantizar una FAA totalmente financiada, una plantilla de controladores completa y completar el despliegue del programa de modernización del control del tráfico aéreo NextGen de la FAA, que lleva décadas retrasado”

comentó Walsh.

Sin duda hay muchos factores que se tienen que considerar antes de que se ponga en marcha esta norma. Queda claro que los pasajeros son la prioridad. Pero también hay que escuchar lo que las aerolíneas y la IATA tienen que decir respecto a lo que pueden controlar para evitar retrasos y cancelaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related News